jueves, junio 15, 2006

Cosas del jurgol

Estos días, para quien no lo sepa, se juega el Mundial de Fútbol en Alemania. Alemania '06, le llaman. Un amigo que se ha decidido por vivir en el pais de la salchicha, la cerveza, y la admiración por España (para las vacaciones, claro), tiene entradas para el partido España-Arabia Saudí, partido de gran impacto sin duda.

Por lo menos, él lo verá en el campo. Otros lo ven donde pueden. Sin ir más lejos, en la oficina donde trabajo (no diré nombres), entre las 3 y las 5 de la tarde de ayer, se organizó una buena. Utilizando un ordenador portátil, con tarjeta sintonizadora de TV, una antena extensible y un monitor de mesa se han montado una televisión para seguir el partido. Para seguir el partido toda la planta. Cómo se nota que por aqui no vienen jefes de verdad. Había patatas fritas, Coca-Colas (mitad light, mitad no), y con ese alboroto no se podía trabajar.

Bueno, al terminar el partido nadie tenía ganas de trabajar. Yo tampoco, por supuesto, pero eso ya es endémico en mi... Según leo hoy en El Pais, creo, tan sólo un coche, a lo sumo dos, se vieron por la Gran Vía madrileña mientras duró el partido. Un coche, a lo sumo dos... Vamos, que era dificil concretar el número. Eso sí, antes de que diera comienzo el juego, las calles de Madrid parecían sumidas en toda una Operación Salida. Menudo pais este...