sábado, julio 08, 2006

Días de karting

En breves días se despide de nosotros nuestro compañero Luis, pues en su empresa han decidido que debe mudarse de sucursal, y empezar en otro puesto. Por tan crudo evento (pues, la verdad, los nueve que nos sentamos a la mesa nos llevamos bastante bien), decidimos celebrar ayer jueves una comida de despedida en un restaurante de comida alemana.

Quizás elegimos ese restaurante porque Luis pasó una temporada en Stuttgart (hace ya unos 16 años), y como en general somos de los que nos aprovechamos de los pequeños detalles para tramar algo diabólico, le "regalamos" dicha comida. A Luis tampoco le gusta el fútbol ni que sus hijos jueguen a la consola hasta quemarse las pestañas, por lo tanto le regalamos entre todos un videojuego de fútbol para el chaval Padichán le prestó un juego de fúrbol para que los chavales le diesen el fin de semana, y para él un balón de fútbol tope chulo con disco duro. Pero qué maldad, eh, qué maldad...

El fin de fiesta consistía en cumplir el sueño de Cipri (Juan José, lo de Cipri es un alias de guerra) de que fuésemos todos al recinto multidisciplinar de Carlos Sainz: en resumen, todos a los karts. El Carlos Sainz Center (Kart & Bussiness) es una de las últimas iniciativas empresariales del doble campeón del mundo de rallies, y en él se pueden hacer un montón de cosas. Lo que nos interesaba eran los karts, para qué negarlo.

Con una pista de unos 2.800 metros cuadrados (longitud de la pista, no lo se, yo sé los tiempos que se hacen...) y unos karts de 270cc, cuando yo creía que eran de 50 u 80cc, la diversión está asegurada. Y las agujetas también. Tengo que decir que tengo las muñecas destrozadas (bueno, no es para tanto), y agujetas varias. Yo corrí dos veces, Cipri también, mientras que los demás lo hicieron una vez. Por cierto, en esa primera vez, uno de los compañeros me hizo un espantoso tapón de cinco vueltas en las que tuve que rodar detrás de él, mientras hacía caso omiso de las banderas azules...

Y en la segunda carrera, hubo por lo menos tres vueltas con banderas amarillas en pista, amén de un pequeño recto de un servidor en las eses antes de meta, por culpa de un bloquo en la dirección, mientras negociaba a fondo la última parte de la S. No hubo problema, salvo que la vuelta fue pésima.

Os lo recomiendo a todos los que queráis pasar un buen rato, olisquear la competición más cerca que por la tele y quemar unos gramillos de grasa, porque se suda como un condenado. Yo, volveré, ¡seguro! Aunque la verdad sea dicha, cerca, lo que se dice cerca, no queda...

1 comentario:

padichan dijo...

...puntualizar un par de cosilias: - el restaurant era el "Fass" de Arturo Soria, y aunque no estuvo mal del todo, tampoco fue para tirar cohetes,Luisao dijo que el de Concha espina estaba mejor. -El "regalo" del videojuego de futbol pa los chavales de Luis es mas bien un prestamo de mi persona a los chavales de Luis para que se integren a esta suciedad,digo sociedad, embrutecidad por el fungol como dice él,así que Luisao lo espero de vuelta, antes de que te las pires, claro ;P.

Padichan.2º en la primera tanda de karts y con los mejores tiempos por vuelta y olé!!!

Saku2