jueves, agosto 16, 2007

Por no saber, no sabemos nada

Siempre creí que Steve McQueen murió prematuramente por culpa de su gran afición a los coches potentes y las motos de gran cilindrada, en un accidente. Estaba convencido, incluso, de haberlo leido en varias fuentes.

Steve McQueen murió presuntamente de un ataque al corazón mientras lo trataban contra su cáncer de pulmón, en 1980. Y yo aprendí (por enésima vez) la valiosa lección de dudar (además de sorprenderme mucho por tener aquel dato en la cabeza).

Este tipo de cosas hacen que pienses seriamente hasta qué punto crees saber cosas, y hasta qué punto debes creerte lo que sabes. El auge de Internet y la veracidad o no de la información que recibes y asimilas es lo más parecido a la gran duda de Descartes, en la que el sueño es indistinguible de la vigilia.

De esto hoy aprendí mucho. Dicho esto, recomiendo aprender a buscar información y evitar la Wikipedia (aunque en este caso particular de ).

2 comentarios:

Hunaudieres dijo...

Y al final tras mucho pensar y darle vueltas a las cosas, llego a la conclusión de que sólo sé, que no se nada. Gracias Socrates.

Esteban dijo...

Pues no veas el cabreo que agarré al darme cuenta de mi error... :)