lunes, enero 08, 2007

Año nuevo, vida nueva

Nunca mejor dicho, sobre todo para un hombre que se llama Wesley Autrey. Esta persona vive en Manhattan, y hace unos días estaba en la estación de metro entre las calles 137 y Broadway (no os preocupéis, yo no conozco Manhattan tampoco), con sus hijas de 4 y 6 años, Syshe y Shuqui. Las llevaba a casa, antes de irse a trabajar.

A pocos metros de él, un chaval de 20 años, Cameron Hollopeter, sufrió un colapso. Aturdido, intentó levantarse y cayó a las vías del metro en el momento en que se oía aproximarse el tren número 1. En ese momento, A Wesley no le quedaba más que una opción...

¿Quieres saber qué pasó...?

Nunca mejor dicho, sobre todo para un hombre que se llama Wesley Autrey. Esta persona vive en Manhattan, y hace unos días estaba en la estación de metro entre las calles 137 y Broadway (no os preocupéis, yo no conozco Manhattan tampoco), con sus hijas de 4 y 6 años, Syshe y Shuqui. Las llevaba a casa, antes de irse a trabajar.

A pocos metros de él, un chaval de 20 años, Cameron Hollopeter, sufrió un colapso. Aturdido, intentó levantarse y cayó a las vías del metro en el momento en que se oía aproximarse el tren número 1. En ese momento, A Wesley no le quedaba más que una opción...

... saltar a las vías. La única cuestión importante era la de sacar al chaval de donde estaba tendido, pues el tren lo que haría sería partirlo por la mitad. Sin pensarlo (luego aclaro el porqué de la cursiva) se echó a las vías, mientras el conductor del metro hacía sonar la bocina y frenaba con toda la fuerza posible, rechinando los frenos, y agarró el cuerpo del chaval, consguiendo meterse entre los railes del metro, de forma que el chico quedaba debajo de su cuerpo, y Wesley encima.

El tren pasó por encima de ellos, sin tocarlos ni un pelo, pero por escasos centímetros, y siguió asi durante unos segundos, suficientes como para que pasasen por encima de sus cabezas hasta cinco vagones. Fialmente, se paró, y entonces se pudo oir al señor Autrey gritando que estaban bien allá abajo, todo bien, "pero por favor, avisen a mis hijas, que están arriba, de que su padre está bien".

Evidentemente, como es normal, a este hombre le han colgado la etiqueta de héroe en su pais. Aqui también lo harían, pero la verdad es que en USA le dan otra parafernalia. Ahora es cuando aclaro las cursivas aquéllas. Las he puesto porque quería decir exactamente eso: sin pensarlo. Si una persona piensa qué es lo que va a hacer en una situación así, probablemente sea una persona suicida, o sin apego a la vida, ni conciencia del trauma que puedan desarrollar sus hijas al ver a su padre cortado en pedacitos delante de ellas.

Por eso, en situaciones en las que yo caiga a las vías del tren, prefiero que haya en el andén alguien que no piense. Aqui debajo podéis ver la entrevista que le hicieron al señor este en la FOX, en el programa de David Letterman (¿por qué conoceré a este señor? Voy a dejar de ver la tele.). Atentos porque al final se ve una simulación de todo el tema. Impresionante,la verdad.



Vía | Riding Sun

Technorati tags: , , , ,