lunes, noviembre 20, 2006

¡A la hoguera con ese!

Os pongo en situación: te pasas un buen rato preparando un artículo en el que epones muchas cosas que son interesantes (para ti), en el que dejas cosas al aire, e incluso filosofas un poco. Buscas fuentes y contrastas datos en diversas páginas que tú supones con una cierta autoridad. Lo publicas, contento y con la esperanza de que la gente llegue a entender qué es lo que quieres decir.

Cinco minutos y el primer comentario es algo del estilo "no sabes de qué estás hablando, mejor no digas burradas". Y compruebas, una vez más, que la gente es tan molona que siempre te dicen lo que haces mal, pero nunca qué puedes hacer para hacerlo mejor. Yo, comentarios como ese los borraría sin piedad. Sólo me aportan la arrogancia del que sabe y no quiere compartir. Y lo peor es que el muy tonto ni siquiera sabe extraer las ideas principales de un texto, eso que se hacía en la E.G.B....

¿Será el síndrome del periodista? ¿Es la blogosfera un sitio donde realmente se puede hacer lo que se quiera, cosa que se revela a todas luces inútil para llegar a algo interesante? Perdonad que esté fastidiado...