lunes, octubre 09, 2006

Subrahmanyan Chandrasekhar

Normalmente no me suscribo a muchas cosas, pero entre las pocas que pueden captar mi interés hasta el punto de la suscripción se encuentran las listas de la ESA. En algunos de los correos que me han llegado se menciona el Chandra X-Ray Observatory, un observatorio en órbita dedicado a la astronomía de rayos X. La verdad, a veces la mente te sorprende, ya que lo primero que me pregunté al leer ese nombre fue "¿de dónde demonios han sacado ese nombre?". La respuesta: de Subrahmanyan Chandrasekhar (conocido internacionalmente como Chandra), premio Nobel de Física en 1983.

Chandrasekhar nació en la India en 1910 en una familia de diez hijos, sobrino del físico y Premio Nobel C. V. Raman. Se dedicó, hablando de ciencia, a la física, la astrofísica y a las matemáticas, además de dominar el idioma alemán, le encantaba la literatura inglesa clásica (la dura, realmente), y era capaz de leer (y comprender) hasta 100 páginas a la hora, sin despeinarse.

A pesar de ser una eminencia, o quizás precisamente por ello, como le ha sucedido a cantidad de ilustres científicos a lo largo de toda la historia, Chandrasekhar era una persona extremadamente tímida y reservada, no en vano vivía a kilómetros de su lugar de trabajo. Una anécdota simpática, que debo con gratitud a Omalaled, es que en una ocasión en que Chandra debía ir a impartir sus clases, caía un diluvio considerable. Tras decidirse a recorrer la distancia entre su casa y su lugar de trabajo en coche, Chandra consiguió llegar al aula, donde se encontró con que sólo dos alumnos habían asistido. Precisamente esos dos alumnos eran Yang y Lee, futuros premios Nobel de Física, mientras que los demás se habían quedado en sus casas por el mal tiempo.
Leer más...


Normalmente no me suscribo a muchas cosas, pero entre las pocas que pueden captar mi interés hasta el punto de la suscripción se encuentran las listas de la ESA. En algunos de los correos que me han llegado se menciona el Chandra X-Ray Observatory, un observatorio en órbita dedicado a la astronomía de rayos X. La verdad, a veces la mente te sorprende, ya que lo primero que me pregunté al leer ese nombre fue "¿de dónde demonios han sacado ese nombre?". La respuesta: de Subrahmanyan Chandrasekhar (conocido internacionalmente como Chandra), premio Nobel de Física en 1983.

Chandrasekhar nació en la India en 1910 en una familia de diez hijos, sobrino del físico y Premio Nobel C. V. Raman. Se dedicó, hablando de ciencia, a la física, la astrofísica y a las matemáticas, además de dominar el idioma alemán, le encantaba la literatura inglesa clásica (la dura, realmente), y era capaz de leer (y comprender) hasta 100 páginas a la hora, sin despeinarse.

A pesar de ser una eminencia, o quizás precisamente por ello, como le ha sucedido a cantidad de ilustres científicos a lo largo de toda la historia, Chandrasekhar era una persona extremadamente tímida y reservada, no en vano vivía a kilómetros de su lugar de trabajo. Una anécdota simpática, que debo con gratitud a Omalaled, es que en una ocasión en que Chandra debía ir a impartir sus clases, caía un diluvio considerable. Tras decidirse a recorrer la distancia entre su casa y su lugar de trabajo en coche, Chandra consiguió llegar al aula, donde se encontró con que sólo dos alumnos habían asistido. Precisamente esos dos alumnos eran Yang y Lee, futuros premios Nobel de Física, mientras que los demás se habían quedado en sus casas por el mal tiempo.

Obviando su vida, ya que contar esas cosas lo hace mucho mejor omalaled en sus Historias de la Ciencia, la labor científica de este señor se detuvo entre otras cosas en los estudios de la estructura y evolución de las estrellas. Al menos, esos son los trabajos que dieron pie a concederle el Premio Nobel de Física de 1983, aunque sir Arthur Eddington,una eminencia de la época, no se creyó los resultados iniciales del joven Chandrasekhar (que por aquél entonces contaría con apenas 20 años, sino menos), quien dirigió sus estudios por otros derroteros.

La clave de su aportación en el tema de los tamaños y masas de las estrellas se resume en la respuesta a la siguiente pregunta

¿Podemos entender los hechos básicos que se refieren a las estrellas simplemente entendiendo los átomos en términos de la combinación de dos constantes naturales?
Dichas constantes son, sin entrar en detalle, el radio de Bohr de un átomo de hidrógeno, y el recíproco de la constante de Sommerfeld.

Todo esto se puede encontrar explicado en su lectura en la entrega de los Nobel, vaya, es un estudio en toda regla que llega a desembocar en las matemáticas asociadas a los agujeros negros. Con sus investigaciones, Chandrasekhar dio a conocer la masa mínima de una estrella para que en su fase final de la vida colapse en una estrella de neutrones (que formará una spernova). Esto puede sonar raro. ¿Por qué es tan importante? La respuesta no es corta, pero es muy interesante.


Si conocéis las teorías de formación del Universo, y suponemos medianamente cierto que el universo se expande continuamente, resulta que hay una especie de laguna energética que no se puede explicar sin la presencia de las supernovas. En los primeros instantes (y hablo de instantes realmente minúsculos), se formaron, gracias a la Explosión, los elementos materiales mínimos. Es un poco crudo que a partir de la Nada se haya creado algo, pero es la teoría... Bien, resulta que no sería posible (no quiero enrollarme) la generación de los diferentes átomos pesados que nos permiten existir si no existiesen ciertas "bombas de energía" que proporcionasen el calor suficiente para su síntesis. La Explosión había formado gases ligeros, pero nada más.

Una supernova proporcionaría la energía suficiente, pues, para que el universo continuase su formación, y pudiese darse la extraordinaria casualidad de que esté escribiendo esto aqui. Los materiales más pesados serían esparcidos por el espacio, y on el tiempo se agruparían (gracias a la gravitación) para formar sistemas solares, y a su vez, jugar los dados para dar lugar a un sito como la Tierra, poblado por seres que llegarán a preguntarse cómo demonios estamos aqui.

Estas estrellas las descubrió un búlgaro llamado Fritz Zwicky, otro inglés llamado Fred Hoyle encontró su utilidad, y Chandrasekhar calculó la masa crítica de una estrella para convertirse en estrella de neutrones, y después en supernova. Esto, sin embargo, merecería más historias. De hecho, es curioso, pero si la estrella en cuestión tiene demasiada masa, en vez de convertirse en supernova, se transformaría en agujero negro... Inquietante, ¿no?

Fuentes
Y por supuesto, de nuevo, gracias a omalaled...

Technorati tags: ,