lunes, octubre 23, 2006

Por qué me gusta la Fórmula Uno


Por qué y desde cuando... Este video es de Nigel Mansell en el antiguo circuito de Silverstone. Al darte cuenta de cómo esos coches son capaces de girar a las tremendas velocidades a la que lo hacen, al ver en una cámara de este estilo cómo el piloto sufre realmente para mantener la vista al frente y para controlar el volante, te das un poco de cuenta de que conducir a esas velocidades tiene que ser algo especial.

Y algo especial debe ser competir junto a varios coches, conducidos por otros pilotos que son al menos tan buenos como tú, que quizás se arriesguen un pelín más que tú, y sobre todo, que estarán ahí cerca de ti, a pocos metros o centímetros a más de 200 km/h (¿alguna vez has conducido a 200 knm/h?). Eso hace que la adrenalina fluya, que estés en tensión, con el corazón a 180 pulsaciones por minuto durante 90 minutos, soportando más de 50º C en casi todas las carreras, con 4 ó 5 kilos de agua perdidos en forma de sudor, soportando fuerzas que sólo nos podemos imaginar... Y eso es lo peor, que yo sólo puedo imaginármelo. Y disfrutar viéndolo.

Technorati tags: